Una boda en Tánger

En el lugar donde vivo,  mi vida transcurre entre personas de diferentes razas, religiones y culturas, con lo que estoy acostumbrada a vivir muchos tipos de tradiciones, pero esta vez era distinto, porque nunca había asistido a una boda árabe.

Había visto parte de sus rituales por las calles de mi ciudad, había escuchado hablar de ellas; pero nunca me había integrado en una, salvo esta vez que recibí la invitación de un gran amigo para asistir a la boda de su hija en Tánger.

Nada mas saber de esa acontecimiento, rechacé todos aquellos compromisos que podía tener para esas fechas y me puse a preparar ese acto importante, amigo y curioso que me llevaría a participar y ver una boda en Marruecos.

La boda se celebró en Tánger, un sábado de este verano, con lo que ya aproveché para quedarme ese fin de semana en esta bella ciudad Marroquí y poder  conocerla un poco mas.

Para mi se presentaba un único problema y era cómo debería ir vestida  a esa boda, ¿podría hacerlo de la manera occidental ?  o ¿sería más recomendable ir  con ropa tradicional marroquí?.

Mis amigos me aconsejaron que era mejor integrarse en todo y que sería mucho más especial, poder vestir con uno de esos preciosos “Kaftan arabes”

Nos pusimos camino hacia Tánger y lo primero, fue encontrar el Hotel donde nos alojaríamos, el Hotel Villa de Francia . Había leído en internet,  que este hotel, actualmente rehabilitado, forma parte de la historia de la ciudad y durante años fue alojamiento de espías, turistas de mucho dinero y artistas como Matisse o Delacroix, cosa que al enterarme me atrajo un montón. Os recomiendo que si encontráis buenos precios, hagáis una visita a este encantador Hotel.

_AFR8447

Desde el Hotel Villa de Francia

_AFR8441

_AFR8445

Las bodas árabes duran varios días, pero esta, a la que estaba invitada era una ceremonia en la que no había separación entre hombres y mujeres ( separar a hombres y mujeres en las bodas es una tradición muy común en el mundo arabe), aquí la fiesta era común para todos.

La fiesta se celebró en el precioso Palacio Moulay Hafid de Tánger, una de las obras arquitectónicas mas bellas de esta Ciudad y como tal, ha sido considerado como una obra de arte y declarado Monumento Histórico de la Ciudad. Actualmente, este palacio, llamado también Palacio de las Instituciones Italianas de Tánger, es la sede de importantes eventos culturales en la Ciudad.

Cuando llegamos al Palacio donde se celebraba el acto, fuimos muy bien recibidos por este gran amigo y padre de la novia, el gran fotógrafo marroquí Moulay Ahmed Belamine. No tengo palabras para expresar mi agradecimiento por haberme dejado ver y participar en esta celebración tan bonita e importante para su familia.

Esta vez no me llevé mi cámara de fotos, sabia que sufriría mucho no pudiendo realizar todas las fotografías que hubiera querido, pero tenia que respetar que había fotógrafos profesionales contratados para ese evento y que yo debía limitarme a poder captar alguna instantánea con mi móvil y a observar, ver y disfrutar de esta ceremonia tan acogedora y donde me sentí mas que una invitada, una parte de esa familia marroquí.

A la mañana siguiente, nos dedicamos a recorrer los alrededores del hotel . Tropezamos en primer lugar con el mercado de pescado y verdura, que forma parte del Gran Zoco de la Ciudad de Tánger

Se trata de un mercado cubierto donde encuentras todo tipo de pescado y donde es muy común regatear entre las cajas de todo tipo de pescado. Es curioso observar como se sigue pesando el pescado en unas básculas antiguas, algunas de ellas creo yo, que con mas de 50 años.

_AFR8480_AFR8489-3_AFR8492-Editar_AFR8493_AFR8498_AFR8507

Al lado de la plaza del 9 de abril, en plena Medina de Tánger, nos encontramos con un Mercado cubierto, que forma parte del mercado mas importante de Tánger.

Os recomiendo visitarlo ya que son muy curiosos sus puestos de pollo, carne y verdura, donde puedes comprar gran cantidad de verdura y fruta a unos precios muy  baratos.

_AFR8541_AFR8470 _AFR8465_AFR8468_AFR8469_AFR8475-Editar_AFR8540_AFR8548-Editar

A la salida de este mercado, encuentras a las Mujeres Rifeñas, típicas mujeres ataviadas con gorros de pajas de colores, que se desplazan desde los campos cercanos a Tánger, para vender verduras, hortalizas y frutas que ellas mismas cultivan.

_AFR8463-2_AFR8460_AFR8456_AFR8455

Si sigues caminando ya fuera del Gran Mercado, cual es tu sorpresa cuando te encuentras con una pequeña iglesia, rodeada de jardines. Es la Iglesia de San Andres, Iglesia Anglicana de arquitectura inglesa con moriscos.

Es una iglesia pequeña donde encuentras típicas características anglicanas, como el tablón de madera que enseña los números de los himnos cantados durante la celebración de la misa, los típicos bancos de madera y un pequeño púlpito.

Pero lo que mas nos llamo la atención, son los jardines que rodean esta Iglesia y donde en contraste con el bullicio del exterior, aparece un pequeño cementerio con lapidas de todo tipos y formas, y donde averiguar que allí están enterrados aquellos ingleses que tuvieron un papel relevante en la vida de Tánger.  Como por ejemplo Emily Keene que fue quien introdujo la vacuna del cólera en Marruecos.

_AFR8571_AFR8577_AFR8579_AFR8590

Al día, siguiente volveríamos a casa, pero no sin antes pararnos a comer en uno de los restaurantes mas auténticos que he visitado, escondido en mitad de una escalera cercana a la Medina, estaba “Saveur de Poisson” , Restaurante popular, en el que comer es un placer, ¡Ah eso si! comes lo que ellos quieran, si no dices que quieres comer otra cosa, a nosotros sin pedirlo nos pusieron, pescado a la brasa, acompañado de un zumo de frutas exquisito, muy parecido a la sangría ( pero claro sin alcohol), entrantes de varios tipos y un delicioso postre de de fresas, piñones y miel. ¡Estaba todo para chuparse los dedos! Totalmente recomendable comer allí.

_AFR8599_AFR8592_AFR8602_AFR8620

Tocaba volver, habíamos pasado un fin de semana genial, lleno de experiencias y nos íbamos cargados de bellísimas imágenes, y pensando cuanto había dado de si “Una boda en Tánger”.

 

 

 

 

ChefChauen.. “la perla azul”

Esta preciosa ciudad Marroquí, está situada en el Noroeste de Marruecos, a los pies de las Montañas del Rif. Está situada a unos 50km de Tetuán, asentada sobre un pequeño valle y rodeada de montañas.

Cuando uno llega a ChefChaouen, lo primero que observa y que atrapa sus sentidos, es su color azul, el azul añil que predomina en todos los sitios, en sus calles, sus plazas, sus rincones, vayas donde vayas, en cada sitio hay azul.

_DSC9611 Rincones

Existen muchas leyendas sobre el porque de este color azul, pero quizás la leyenda que mas fuerza cobra, es la de que fueron los judios que llegaron allí como refugiados en el siglo XIX, los que pintaron las casas de azul, para imitar el color del cielo como una señal identificativa de libertad.  De todas maneras, sea cual sea la leyenda sobre este color, es el azul añil el que camina  a tu lado todo el tiempo.

Continue reading “ChefChauen.. “la perla azul””